Reclamo

Quieren que sus hijos vuelvan a su escuela de origen en Calingasta e iniciaron un "paro"

Se trata de los papás de alumnos de la escuela Luis Pasteur. El edificio, ubicado en Alcaparrosa, sufrió deterioros por los trabajos en la ruta. Reclaman que los plazos de obra ya se cumplieron.
martes, 18 de junio de 2019 18:50
martes, 18 de junio de 2019 18:50

La escuela Luis Pasteur, ubicada en la localidad de Alcaparrosa en Calingasta, sufrió un deterioro en sus paredes y hundimiento de suelo en uno de sus patios debido a las obras de compactación de una ruta. Es por ello que por mediados de marzo, se dispuso una movilidad municipal para que los alrededor de 50 alumnos fueran trasladados a un sector de la escuela La Capilla. Pero este martes, los papás decidieron iniciar un "paro" y que no enviarán más a los chicos allí sino que quieren recuperar la escuela original.

"Se cumplió el plazo de tres meses que había dado el ministerio de Educación para darle la solución al problema. Y aún no tenemos novedades; además que la movilidad no tiene calefacción y hay problemas de calefacción en las aulas que ocupan actualmente", señaló Leticia, mamá de un alumno, a radio Manantial. Además, señalaron que no pudieron reunirse aún con la directora.

Sin embargo, se supo que la supervisora escolar gestionaba una respuesta desde el Ministerio para mediar una solución que no perjudique el dictado de clases. Hasta tanto, los papás se niegan a enviar a los niños a la escuela que está distante 5 km. del edificio de la Luis Pasteur.

El caso

Tras una inspección del área de Relevamiento de necesidades edilicias, del ministerio de Educación, se determinó que el edificio de la escuela Luis Pasteur era inhabitable por un comportamiento inestable del suelo. 

Fanny Díaz, supervisora escolar del departamento Calingasta, señaló a radio Manantial que "en febrero se visualizó en una grieta en una pared que es común a dos aulas. Esa grieta se fue haciendo más grande por las vibraciones generadas por los trabajos que se están haciendo en la ruta (la escuela está en muy cerca). El problema se agravó".

"Se le comunicó al ministro, se preocupó y mandó una inspección técnica al lugar al frente de la arquitecta Jordán. Se determinó que por el momento no está en condiciones la escuela de ser habitada para el dictado de clases. Se buscó una solución para que no se interrumpiera el ciclo lectivo y que alumnos y docentes estuvieran en un lugar seguro. Se habló con el equipo de conducción de la escuela La Capilla quienes muy generosamente les destinaron un espacio en el turno tarde para que la escuela no se desarme", destacó. 

La autoridad señaló que es necesario hacer un estudio del suelo de la escuela Pasteur porque incluso estaba cediendo el pozo negro. "El patio posterior está hundido. No se sabe si es por la compactación del terreno o las napas. La escuela está cerca del río Los Patos y por ello, hay que analizar varios aspectos para determinar si el edificio podrá seguir utilizándose".

Comentarios