Tradiciones

Tomar ruda en San Juan, una tradición que mutó pero que todavía se conserva

Investigador explicó sobre los orígenes de la tradición de tomar esta infusión y los mitos populares que lo asocian con todo tipo de bondades. ¿Tiene algún perjuicio para la salud?.
sábado, 1 de agosto de 2020 17:06
sábado, 1 de agosto de 2020 17:06

Té de ruda, caña con ruda, grapa con ruda, todas formas válidas para perdurar la tradición guaraní que se extiende en distintos puntos del país. Para atraer la buena suerte o para evitar la muerte, los objetivos también van variando según la zona, aunque todos coinciden que la fecha indicada para beberla es hoy, 1º de agosto, día en que se celebra a la Pachamama.

Para saber cómo llegó y se adaptó esta tradición a San Juan, Diario La Provincia SJ contactó con el docente e investigador de la UNSJ, Isidro Ariel Rivero Tapia. El profesor, entre otros trabajos, publicó a través de la Academia Argentina de Letras, el léxico de medicina popular cuyo foco fue nuestra provincia, especialmente el norte sanjuanino.

"Las antiguas pobladoras de Mogna decían que el 1ro de agosto es el día de la muerte súbita. También se decía que es el día en que San Pedro tiene la lista en su mano de quienes van a morir en el año. Para evitar esto o protegerse, se solía preparar con anterioridad (el 24 de junio, día de San Juan), la grapa o caña con ruda", explicó el profesor.

Según la ubicación geográfica, pero sobre todo con qué elementos cuentan o contaban los pobladores, es que la receta varía. "En lugares humildes y un poco aislados como Mogna, a veces se bebía solo agua de ruda porque no contaban con grapa o caña. A veces se le agregaba miel".

Más allá de con qué se la mezclase, el líquido debía dejarse descansar. "El agua o el brebaje preparado se ponía a serenar que es el proceso de dejar el agua a la intemperie para que le caiga el sereno o rocío. Una vez cumplido esto, se guardaba o se enterraba el envase para ser bebido el 1 de agosto", agregó el especialista. 

La ingesta del brebaje podía estar acompañada de otro ritual. "Para reforzar esto, también solían hacerle una cruz en la frente con agua bendita a cada uno de los miembros de la familia que tomaba  el agua con ruda y caña. Este ritual, como tantos otros, era y aún lo es muy común en las poblaciones especialmente donde la asistencia sanitaria era muy escasa o nula. Por ello  sigue siendo muy fuerte en poblados donde el acceso o el aislamiento geográfico  impiden el contacto con la medicina convencional".

Advertencia de salud
Más allá de las creencias populares, es importante aclarar que existe un riesgo grande de salud cuando se lo da de beber a niños, o a mujeres que estén dando de mamar.

La médica pediatra Dra. Mónica Camargo, gastroenteróloga infantil a cargo de la sección de Crecimiento y Desarrollo de la Dirección de Materno Infancia de la provincia aclaró cuáles son las consecuencias.

"El té de ruda está contraindicado en los niños, al igual que las infusiones folclóricas como puede ser el té de anís estrellado, o de orégano. Puede traer algunos síntomas digestivos como nauseas, vómitos, dolor abdominal y eso llevarlo a una deshidratación y entrar en estado de shock por lo que peligra la vida del chico. Por eso cualquiera de estas infusiones están contraindicadas en la población infantil", aseguró la especialista a Diario La Provincia SJ. 

Esto también se traduce en una advertencia para quienes estén dando de mamar. "Lo mismo es para aquellas mamás que están amamantando. La alimentación debe ser cuidadosa y tratar de evitar este tipo de infusiones que pueden presentar estos síntomas digestivos tanto en el chico como en la misma mamá", sentenció la doctora Camargo. 

 

Comentarios

Otras Noticias