Capital

Violento robo piraña a un remisero en Capital: "con el auto llevo el pan a mi casa"

Andrés Castro de 30 años vivió minutos interminables después del ataque de varias personas para robarle. Ocurrió el sábado en la madrugada, en calles Mendoza y Corrientes.
domingo, 27 de septiembre de 2020 19:58
domingo, 27 de septiembre de 2020 19:58

Durante la madrugada del pasado sábado, un remisero sanjuanino vivió 40 minutos de pesadilla en Capital. Es que el hombre fue asaltado y violentamente atacado por varias personas después de ser engañado por una pareja de pasajeros. 

Se trata de Andrés Castro de 30 años, quien se dedica a ser remisero hace 5 años y es la segunda vez que sufre un robo, sin embargo este último fue con un grado de violencia extrema. "Levanté a una pareja joven en Avenida Libertador y calle Alem y me dijeron que los lleve hasta calles Mendoza y Corriente, todo iba normal al principio", comenzó relatando Andrés a Diario La Provincia SJ.

Hasta ese momento no se imaginaba lo que pasaría. Es que una vez que llegaron hasta el lugar, el hombre que subió acompañado de una joven, le dijo que condujera dos cuadras más sobre Mendoza, hasta unos departamentos. "Fue entonces que al momento de bajarse me dijeron que ya me pagaban, yo estaba con las ventanillas bajas y ahí el hombre me atacó por la puerta del conductor, mientras que la chica lo hacía con un cuchillo por el lado del acompañante", recordó. 

"Yo les decía que me dejaran bajar y que sacaran todo lo que se querían llevar, pero la mujer me seguía tirando puntazos con el cuchillo. Cuando me bajé empecé a pelear con el chico y fue ahí que llegaron tres personas más y me pegaron con piedras en la espalda", agregó. 

Tanto la pareja del pasaje como las más de cinco personas que se sumaron al robo piraña, entre ellos una mujer embarazada que lo amenazaba con una tabla, en ningún momento dejaron de agredirlo y le provocaron destrozos en el auto. 

"Fue entre media hora y 40 minutos, por los gritos los vecinos comenzaron a salir y a gritarles y todos se fueron, ahí una señora me ayudó. Me llevaron la recaudación de la noche que era cerca de $2500. Me da impotencia porque no era mucho pero ayudaba a mi familia, con el auto llevo el pan a mi casa", aseguró. 

Después del ataque, Andrés llegó hasta Comisaría 2da, donde terminó no haciendo la denuncia ante la impotencia del hecho. "Llegué a mi casa cerca de las 7 de la mañana con el auto destrozado y lleno de bronca. Todavía no le hice nada al auto, lo tengo en mi casa y no sé cómo voy a afrontar eso, me quedé parado sin poder trabajar", finalizó. 

Comentarios